Los homosexuales no heredarán el Reino de YIHWEH

Los homosexuales no heredarán el Reino de YIHWEH


Las leyes de moralidad sexual son aplicables a todas las personas sin excepción, y existen desde el principio mismo de la humanidad. Esto es así porque YIHWEH juzgó y condenó desde el principio a las personas y a los pueblos que cometían pecados sexuales. Entonces, es posible afirmar que las leyes de moralidad sexual están arraigadas en el subconsciente de todas las personas, así como los demás aspectos de la Ley Moral.

Recordemos que Sodoma y Gomorra fueron devastadas debido a que casi todos sus habitantes mantenían conductas sexuales desviadas, los habitantes de estas ciudades no eran israelitas, ni estaban obligados a obedecer la Ley de Moisés, ya que estos hechos ocurrieron cientos de años antes de que naciera Moisés.

Tanta era la perversión en esas ciudades que ni siquiera habían 10 personas que siguieran el camino de justicia, así que YIHWEH decidió destruir las ciudades completas y rescatar a los justos (Génesis 18:16-33)

En Levítico 18 podemos encontrar diversas leyes de moralidad sexual que deben ser obedecidas por todo el mundo sin excepción, ya que por causa de esas transgresiones YIHWEH expulsó a los pueblos de esas tierras (vs. 28), en el verso 22 se lee lo siguiente: "No te echarás con varón como con mujer: es abominación."

Sigamos con Levítico 20:13: "Si se acuesta varón con varón o mujer con mujer, ambos habrán cometido abominación..."

Deuteronomio 23:18: "No traerás a la casa de YIHWEH tu D-s la paga de una prostituta ni el precio de un sodomita por ningún voto, porque ambos son abominación ante YIHWEH tu D-s"

La Escritura también prohíbe el travestismo, porque esto está directamente relacionado a la homosexualidad: "No vestirá la mujer hábito de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a YIHWEH tu D-s cualquiera que esto hace." (Deuteronomio 22:5)

En definitiva, la homosexualidad, el lesbianismo y otros pecados sexuales (Levítico 18) son cosas abominables ante los ojos de YIHWEH, y los que practican tales cosas deben arrepentirse ahora mismo (Ezequiel 18), pues de otra forma serán condenados en el día del juicio, y no tendrán ninguna participación en el Reino de YIHWEH (Daniel 12:2).

Por Erick Gutiérrez