YIHWEH es el único Elohim Verdadero

YIHWEH es el único Elohim Verdadero


Creer en YIHWEH es un mandamiento universal aplicable a todas las personas sin distinción. La idolatría es uno de los pecados mas abominables ante los ojos del Altísimo. Veamos algunos ejemplos:

"NO haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella: porque yo soy YIHWEH vuestro
Elohim." (Levítico 26:1)

"Por cuanto les sirvieron delante de sus ídolos, y fueron a la casa de Israel por tropezadero de maldad; por tanto, he alzado mi mano acerca de ellos, dice el Señor YIHWEH, que llevarán su iniquidad." (Ezequiel 44:12)

"Ni más se contaminarán con sus ídolos, y con sus abominaciones, y con todas sus rebeliones: y los salvaré de todas sus habitaciones en las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por
Elohim." (Ezequiel 37:23)

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española entrega dos definiciones para la idolatría: 1) "Adoración que se da a los ídolos", y 2) "El amor excesivo o vehemente que se da a alguien o algo."

Muchas veces la idolatría esta intimamente ligada a las emociones, tal es el caso del ídolo "Jesús", el cual se encuentra arraigado profundamente en los sentimientos de los cristianos, haciendo muy dificil que ellos logren ver la verdad de las Escrituras, y se mantengan en su idolatría.


Algunas escrituras que hablan acerca de la unicidad de YIHWEH:

"Escucha, Israel: YIHWEH nuestro
Elohim, YIHWEH uno es. Amarás a YIHWEH tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza." (Deuteronomio 6:4-5)

Isaías 43:11: "Yo, yo YIHWEH, y fuera de mí no hay quien salve."

Isaías 44:6: "Así dice YIHWEH, Rey de Israel, y su Redentor, YIHWEH de los ejércitos: Yo el primero, y yo el postrero, y fuera de mí no hay Elohim."

Isaías 45:5: "Yo YIHWEH, y ninguno más hay: no hay Elohim fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste"

Isaías 45:21: "Publicad, y haced llegar, y entren todos en consulta: ¿quién hizo oir esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo YIHWEH? Y no hay más Elohim que yo; Elohim justo y Salvador: ningún otro fuera de mí."


Una advertencia final

"Quizá habrá entre vosotros varón, o mujer, o familia, o tribu, cuyo corazón se vuelva hoy de con YIHWEH nuestro
Elohim, por andar a servir a los dioses de aquellas gentes; quizá habrá en vosotros raíz que eche veneno y ajenjo; Y sea que, cuando el tal oyere las palabras de esta maldición, él se bendiga en su corazón, diciendo: Tendré paz, aunque ande según el pensamiento de mi corazón, para añadir la embriaguez a la sed: YIHWEH no querrá perdonarle; antes humeará luego el furor de YIHWEH y su celo sobre el tal hombre, y asentaráse sobre él toda maldición escrita en este libro, y YIHWEH raerá su nombre de debajo del cielo: Y apartarálo YIHWEH de todas las tribus de Israel para mal, conforme a todas las maldiciones del pacto escrito en este libro de la ley." (Deuteronomio 29:18-21)

Por Erick Gutiérrez