Medopersia vs Grecia y la abominación desoladora (Daniel 8)

Medopersia vs Grecia y la abominación desoladora
(Daniel 8)



Algunos dicen que esta profecía es para el "tiempo del fin", pero muchas versiones de la Biblia señalan correctamente que es para un "tiempo postrero" o "posterior", y no necesariamente para el período que culmina con el "día de la ira". Sin embargo, el capítulo 12 de Daniel nos deja ver que en el tiempo del fin volverá a suceder algo muy semejante (Daniel 12:11).


Explicación de esta profecía


Como siempre sucede, la misma Biblia explica la interpretación de sus profecías, y esta se refiere a la caída del imperio Medopersa, y el auge del imperio Griego encabezado por Alejandro Magno, quien después fue sucedido por sus cuatro generales, que son: Casandro, Lisímaco, Seleuco, y Ptolomeo.

Luego, al fin del reinado de estos cuatro se levantó Antioco Epifanes IV (176-164 AEC), quien de acuerdo a los registros históricos sabemos que fué un líder que invadió Jerusalén, prohibió la circuncisión, mandó a sacrificar cerdos y a colocar una estatua de "Zeus" en el templo de YIHWEH. Esto también quedó constatado en los libros apócrifos denominados: Macabeos I y II.

Veamos lo que dice la Escritura:

Daniel 8:20-25: "Aquel carnero que viste, que tenía cuernos, son los reyes de Media y de Persia. Y el macho cabrío es el rey de Grecia: y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero. Y que fué quebrado y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos sucederán de la nación, mas no en la fortaleza de él. Y al cabo del imperio de éstos, cuando se cumplirán los prevaricadores, levantaráse un rey altivo de rostro, y entendido en dudas. Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza suya, y destruirá maravillosamente, y prosperará; y hará arbitrariamente, y destruirá fuertes y al pueblo de los santos. Y con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y con paz destruirá a muchos: y contra el príncipe de los príncipes se levantará; mas sin mano será quebrantado."

Las 2300 tardes y mañanas que dura la prevaricación asoladora mencionada en el versículo 14, se refiere a 1150 días, esto es un poco más de 3 años, que es precisamente el tiempo que duró la suspensión de los sacrificios. Y fue en el año 164 AEC cuando el sacerdote Judas Macabeo purificó el Templo, e instituyó la fiesta extrabíblica de la dedicación o Januka para conmemorar la recuperación y purificación del Templo de YIHWEH.

Erick Gutiérrez