Creencias

El Elohim de Israel


El Elohim de Israel es el Creador, el Todopoderoso, el único Elohim verdadero, es UNO (Devarim/Deuteronomio 6:4; 32:39; Yeshayahu/Isaías 44:6; 44:8; 45:5, 45:21) y su nombre fue confirmado a Moisés (Shemot/Éxodo 3:15), como el verbo hebreo "Hawah" [Ser] en tercera persona, que al ser conjugado correctamente queda: YIHWEH o YIHVEH [יהוה], y quiere decir: El Es, El Será, El Existe. Sin embargo, de acuerdo a las Escrituras también podemos llamarle: YAH [יה].

El nombre de YIHWEH debe ser invocado, bendecido, alabado, respetado, y anunciado por toda la tierra (Bereshit/Génesis 4:26; 12:8, 13:4, 21:33; Shemot/Éxodo 9:16; Tehilim/Salmos 18:3, 49, 92:1-2, 99:6, 105:1, 113:1-3, 116:4; Yoel/Joel 2:32)

Es un pecado invocar o pronunciar los nombres de otros elohim, por ejemplo: Diós [Zeus], Jesús [Yeshua/Yahshúa/Cristo], Aláh, Ba'al, Astarot, Ishtar, Pan, entre otros. (Shemot/Éxodo 23:13; Josué/Yehoshúa 23:7; Oseas/Oshea 2:17). Por otro lado, la pronunciación "Yahvéh" fue copiada de la incorrecta pronunciación "Iabé" de los samaritanos, y la forma "Jehová" es el resultado de mezclar "JHVH" con las vocales de "Adonay". Tampoco es correcto utilizar la forma: Hashem [el nombre], porque eso es borrar el nombre de YIHWEH. (Devarim/Deuteronomio 12:4)

    La Ley de Israel

    La Ley de Moisés es la Ley de Israel, esta no se puede modificar, tampoco se puede añadir ni quitar ninguna palabra a ella porque es perfecta (Devarim/Deuteronomio 4:2; 12:32). Están obligados a obedecerla los hijos de Israel y cualquier otra persona que se adhiere al pacto Brit Milah (Devarim/Deuteronomio 29:14-15 Yeshayahu/Isaías 56:6-7). Sin embargo, cuando el reino de YIHWEH sea establecido en la tierra (Yeshayahu/Isaías 2:2; Daniyel/Daniel 2:44), todo el mundo deberá guiarse por esta Ley (Zejaryah/Zacarías 14; Yeshayahu/Isaías 66; Yejezkel/Ezequiel 40-44)


    La Ley del extranjero residente en Israel

    Los gentiles incircuncisos que viven en Israel deben respetar toda la Torah, excepto Pesaj (Shemot/Éxodo 12:43; Vayikrá/Levítico 16:29; 17:10-13; 18:26; 24:22; Bemidbar/Números 15:15; 19:10). Si el extranjero residente se circuncida y sigue guardando la Torah pasa a convertirse en un natural de Israel (Shemot/Éxodo 12:48-49)


    La Ley del extranjero que no vive en Israel

    Los extranjeros que no residen en Israel deben creer en YIHWEH, amarle, respetarle, honrarle, bendecirle, y apartarse de idolatría (Devarim/Deuteronomio 12:29-31; 29:17), guardar los preceptos de moralidad sexual (Vayikrá/Levítico 18:6-27; 20:10-23), no matar (Bereshit/Génesis 4), no comer sangre, ni animales despedazados por fieras (Bereshit/Génesis 9:4; Vayikrá/Levítico 17:10-16), no tener pensamientos perversos (Bereshit/Génesis 6). No ser hechicero, ni mago, ni adinivo, ni consultar a los brujos (Devarim/Deuteronomio 18:9-14). No robar, ni estafar (Devarim/Devarim 25:13-16), vestirse de acuerdo a su sexo (Devarim/Deuteronomio 22:5) Honrar padre y madre (Vayikrá/Levítico 20:9), y cualquier otro mandamiento relacionado con el amor al prójimo (Vayikrá/Levítico 19:18)


    El Perdón de los Pecados

    La Escritura enseña que el perdón de los pecados ocurre cuando una persona se arrepiente y comienza a respetar los mandamientos de YIHWEH (Bereshit/Génesis 18:32; 2 Divrei Hayamim/Crónicas 7:14; Yirmeyahu/Jeremías 36:3) Entonces, la fé en el sacrificio de un hombre y el bautismo son doctrinas ajenas a la Escritura inspirada. El Eterno perdona a todo aquel que decide obedecer sus mandamientos (Yejezkel/Ezequiel 18:21-32; 33:10-20; Yoná/Jonás 3)


    La Resurrección y la Vida Eterna

    La resurreción y la vida eterna son la recompensa final para aquellos que aman a YIHWEH y guardan sus mandamientos, como está escrito: "Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y deshonra perpetua. Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad." (Daniyel/Daniel 12:2-3) Ver también: Yejezkel/Ezequiel 37; Tehilim/Salmos 16:10; 22:26; 30:3; 37:29; 133:3; 1 Shmuel/Samuel 2:6; Yov/Job 33:30.


    La apostasía y el paganismo 

    Según la Torah, YIHWEH Elohim es uno, entonces, no hay lugar para formas camufladas de politeísmo, tales como: la dinidad y la trinidad. También es idolatría guiarse por lo que dice el Talmud o el Nuevo Testamento, que en realidad son libros apócrifos no inspirados. Cualquier religión que enseñe a seguir falsos elohim, falsos mesías, o mandamientos de hombres es falsa, por ejemplo: cristianismo, islám, budismo, hinduismojudaísmo ortodoxo, mazdeísmo, chamanismo, espiritismo, entre otras.